lunes, 27 de julio de 2009

Sentir que termina lo que aún no empieza, entonces la frustración entró por la ventana...
Me perdí en el momento en que la lluvia me desdibujó por completo. Sin poder culparla, decidí acostarme en las lagunas profundas de las baldosas, mientras las gotas golpeaban el contorno de mi cuerpo como penetrando mi piel. Ahora, la tierra rota también me absorve, pero no me interesa... porque ya no puedo hacer nada, solo esperar a que deje de llover.

No hay comentarios.: