martes, 11 de agosto de 2009

Es hora de crecer, de madurar, ¿no te parece?
Sí, lo sé. Asusta, crecer asusta. Lo mismo sentí yo hace unos días...
Pero no podés pretender que a tu edad se te aguanten los caprichos que suele tener mi prima de 5 años, no se puede tener el pan y la torta, no se puede ganar -o en su defecto empatar- siempre; no siempre se consigue lo deseado. Entonces, crezcamos un poco, no hablo físicamente, sino mental. Ya no somos los lindos pequeños que solíamos ser...

No hay comentarios.: