miércoles, 23 de septiembre de 2009

No soy un juguete. No soy una muñeca de trapo, hecha con el pedacito de tela sobrante del mantel que bordó la abuela. No soy un títere.
No podés hablar conmigo cuando tengas ganas, y cuando no las tengas, hacer ver que no existo. No podés extrañarme, solo cuando sabés que ya no te busco, que ya me olvidé de vos. No me hace bien.

No hay comentarios.: