martes, 10 de noviembre de 2009

30 minutes

¿Puedo hablar un rato con vos? Esperá, no me cortes, no te vayas, es solo para que me alejes de este mundo tan transparente. Feo, ¿no? Sí, es feo pensar eso. Lo peor es que no sé por cuanto tiempo más lo voy a soportar. Hay veces que pienso en el momento en que se termina, pero sigo sin saber qué viene después. No tengo la calma asegurada, tampoco tengo la tranquilidad de que al pasar la página, las cosas van a ser diferentes. Mientras, sigo con la misma: dolor, seguido con disculpas que se apilan por montones... ¡ya sé! Voy a coleccionarlos, aunque sin ningún provecho. Ja, creo que si Beto los viese, me los quemaría, los enterraría. No le gustaba la basura al pobre viejo. Decía que no tenía sentido guardar cosas al "divino botón"; aunque él coleccionaba monedas, monedas de esas que no están en curso hace décadas.
__Mi mamá colecciona botellas... Cierto, por una botella empezó todo el problema. Y también me acabo de acordar que lo arreglaste con un 'Perdoname'. Qué fácil que lo hacés ver. Te envidio, a mí me costaría horrores sentirme bien después de haber cerrado un acto así.

No hay comentarios.: