miércoles, 30 de diciembre de 2009

Dilemma

Caíste en seco. El piso te dio vueltas, los ojos se te abrumaron. Sudaste hielo, y casi te ahogás por eso. Intentaste pararte, ya casi lo lograbas, pero algo te lo impidió: el viento. La bruma te desorientó aún más... y bueno, yo te avisé; era obvio que te iba a pasar, si fuiste de cabeza al huracán.

martes, 29 de diciembre de 2009

Must be dreaming

Alfombra roja, acolchonada. Al acostarme sentí el rocío humedecer mi espalda. El aburrimiento me llevó a buscar formas, juego de infantes, pero las nubes tan cargadas de agua congelada dibujaban reconocibles figuras en el cielo. En ese mismo que poco a poco fue perdiendo su color celeste, y se destiñó a violeta. Y terminé perdiéndome en la inmensidad de ese bosque, donde es imposible no resbalarse en las salientes raíces de los gigantes pinos, después de las incansables tormentas; donde logras olvidarte completamente de lo que obligadamente eras, para convertirte en la felpa color café que escondías debajo de esa armadura de cristal que te habían impuesto. Un lugar donde podés ser vos, sin pudor, y sin dolor. ¿Cómo llegar? Esperando a la noche siguiente.

sábado, 26 de diciembre de 2009

Atlantis to interzone

Y así, poco a poco, me fui hundiendo en la arena. Empecé por los dedos, hasta que llegué a las rodillas; sabía que lo había logrado. Cerré los ojos y me perdí entre los sedimentos. Todavía retumbaban en mi cabeza los campanazos de las doce. Intentando liberarme un poco del sonido sordo que latía en mi cabeza, terminé empezando de vuelta, despertando en esa cama de clavos que rasgaban mi delicada piel. Dejando marcas que nunca se irían, por lo menos, de la memoria.

viernes, 25 de diciembre de 2009

Hanging by a moment

Se paran en un pedestal que no les corresponde, gigantes de piedra, cemento. Todo llega. Un grito en la noche, y esos pasos que trastabillan entre el cordón y la vereda, cansados; terminan cayendo, siempre. Poco a poco, la capa gris los envuelve, y estos bloques gigantes de cemento, lentamente se convierten en finos tejidos de abuela; conjuntos de una naturaleza poco eficaz.
La noche crece a modo de arbusto, elegante, discreta, plagada de penas y destrucción de forma agudizada; expectante ante un nuevo día.

domingo, 20 de diciembre de 2009

Russian Roulette

Extraña terminaste siendo; una completa extraña. Te fuiste, y cerraste la puerta con llave enseguida, para no arrepentirte y finalmente alejarte del asunto.
No es algo que me extrañe de tu parte, siempre supe que te gustaban los ovillos de lana; lo que no sabía era que también tenías la fuerza para cargar con mil caras.
Como calesita das vueltas y vueltas, que suerte que después de tantas no te marees. Una lástima sería que trastabilles en los últimos pasos de tu giro de ballet, que te caigas de la cuerda, que le erres al cordón y caigas de cara contra el asfalto. Doloroso. Y creeme que no va a ser culpa mía; esta vez no me toca girar el tambor a mí.

sábado, 19 de diciembre de 2009

Song away

Pálido. Perfecto. La palabra evadir no está en tu vocabulario. La indecisión se concentra en tu nombre, se instala pero sigue flotando en los renglones indefinidos de mi desgastada mente.
Yo sigo con mis incansable sensación de ser transparente; porque los débiles somos como la claridad de la mañana, que al intentar seres nocturnos, la oscuridad nos identifica, nos abruma.
Las penas de esta volátil tarde me empujaría a contarte un secreto, sin dejar de dar vueltas. Sin ningún sentido, y siquiera buscándolo.
Quizás son tus rulos, que ya no son agradables a mi tacto, o tu perfume, que me deshidrata las entrañas; o los días juntos, que terminan por destruir los momentos, y a vos te encantaba romper.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Use somebody

Atada. Sí, me siento atada. Me gustaría romperlo todo. El gusto metálico me da nauseas, y mientras tanto, me olvido de como huelen las flores y el aire que las rodea. La claridad del pasado provoca saltos temporales en el presente, donde mañana es lo único.
De todas formas, aunque intente concentrarme en lo más limpio que encuentro entre toda esta suciedad, solo encuentro recovecos que llevan a melodías grises y a recuerdos que no me dejan ver nada de lo que pasó, ni el por qué de estar así de sucia, gris y sola. Ahora que el viento me descubre, el despertarme levita un momento de inmenso verde, en el que me encuentro tranquila con mi pelo suelto y cepillado, suave, las uñas pintadas. La noche no existe, la mañana perdura, solamente en los ojos de quienes pueden ver.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Bullet Proof

Creo que todo esto me está consumiendo, me está gastando. Adentro, las paredes húmedas de mi habitación son el único alimento que existe. Mi cuerpo herido, impregnado de esa glucosa que todavía me sostiene. Lo real me contagia, y mi mente se esconde en los rincones de esta habitación lila.
Desnuda, saboreo el poco recuerdo que me queda y, mientras tanto, invento lugares nuevos donde pueda encontrar la razón. Anhelo, siempre tan lila. A veces me gustaría poder reconocerme, me pierdo entre tanta discordia. El cuerpo me evita, pero a veces sucumbe y florece, entonces siempre es primavera.