lunes, 14 de diciembre de 2009

Use somebody

Atada. Sí, me siento atada. Me gustaría romperlo todo. El gusto metálico me da nauseas, y mientras tanto, me olvido de como huelen las flores y el aire que las rodea. La claridad del pasado provoca saltos temporales en el presente, donde mañana es lo único.
De todas formas, aunque intente concentrarme en lo más limpio que encuentro entre toda esta suciedad, solo encuentro recovecos que llevan a melodías grises y a recuerdos que no me dejan ver nada de lo que pasó, ni el por qué de estar así de sucia, gris y sola. Ahora que el viento me descubre, el despertarme levita un momento de inmenso verde, en el que me encuentro tranquila con mi pelo suelto y cepillado, suave, las uñas pintadas. La noche no existe, la mañana perdura, solamente en los ojos de quienes pueden ver.

No hay comentarios.: