viernes, 25 de diciembre de 2009

Hanging by a moment

Se paran en un pedestal que no les corresponde, gigantes de piedra, cemento. Todo llega. Un grito en la noche, y esos pasos que trastabillan entre el cordón y la vereda, cansados; terminan cayendo, siempre. Poco a poco, la capa gris los envuelve, y estos bloques gigantes de cemento, lentamente se convierten en finos tejidos de abuela; conjuntos de una naturaleza poco eficaz.
La noche crece a modo de arbusto, elegante, discreta, plagada de penas y destrucción de forma agudizada; expectante ante un nuevo día.

No hay comentarios.: