jueves, 21 de enero de 2010

Last night

Diste un monólogo, al cual yo solo asentía con la cabeza mientras que te miraba apasionada.
Sentí que con eso podía vivir el resto de mi vida. Vos, las estrellas de esa noche despejada y brillante de verano, la suavidad y calidez de tu mano insegura, pudorosa, que me no sabía si acariciarme la cara o seguir gesticulando. Dispuesto a quererme, a toda hora, pero a escondidas; siempre te gustó hacerte el interesante, siempre te gustó seducirme de esa forma. Siempre supiste como hacerlo.
Lástima que la realidad tenga siempre el honor de manejar los hilos de este títere.

1 comentario:

CS © dijo...

Hola, sí? Volví de Brasil.
Hola, sí? Te extraño.
Hola, sí? Tengo un interrogante de el post.
Hola, sí?
Chau, me fuí.