lunes, 4 de enero de 2010

Just for now

Me sorprendió tu complicidad en el tema.
Te veía tan distante, o por lo menos, ignorante a las ganas de lastimarme. Pero me equivoqué; y como frutilla de la torta,
terminaste siendo el villano de la novela de las 17 hs.
Cansaste mis ganas, colapsaste mis sentidos, te llevaste hasta la última pisca de ese rojo amor que me quedaba.
Me regalaste cortinas de llantos, y jaquecas que no se iban hasta que mis ojos color miel lograban descansar.
Histerías a por montón, y galerías de celos que cualquier coleccionista envidiaria.
Una pena, porque una vez que se caiga el puente, vas a tener que cruzar el río en balsa (si te alcanza para eso...)

No hay comentarios.: