lunes, 22 de febrero de 2010

Superhuman

Lo más justo para cerrar este proyecto me pareció que ninguno de los dos firmara. Así tenía que ser, así siempre lo quisieron y así también me demostraste quererlo vos.
No entiendo cómo me llevaste tan profundo, si siempre me lo dibujaste diferente... ahora es cuando me acuerdo de que lo mejor que hacían tus manos era dibujar. Esa calidad para manejar y revolver las cosas es propia tuya, hay que admitirlo, y aunque quieras nunca se va a ir.
Cambiaste mis puntas, mis acciones, mis horarios (mis noches se convirtieron en tardes más), y todo sabiendo que iba a ser un premio más en esa repisa (sigo considerando que conmigo te llevaste el de oro, haciéndole sombra a aquellos de bronce).
Y ¿sabés qué es lo que me molesta más, gordito? Haber caído en esa apuesta, no, caído no, haber sido el motivo.

¿Qué me invade?
Decepción y repugnancia, algo tan bajo y sucio (como bien lo planteaste vos); dale, ahora te toca a vos averiguar por qué... no te preocupes que de seguro lo tenés muy en claro.

2 comentarios:

CS © dijo...

Difícil. Te amo.

Melisa dijo...

Igual, no sabía si la conocía, eh. Te amo Camila.