martes, 9 de febrero de 2010

Tiramos tantas veces de la cuerda, que más de una vez tuviste que ahogar tu aliento en mi cara, quedándote sin palabras, mientras que yo me perdía en esa sonrisa que solo conmigo jugaba.

No hay comentarios.: