jueves, 25 de marzo de 2010

No breathing

Actuás a consecuencia de. Pero lo hacés sin pensar. ¿Por competencia? ¿Por inercia? No lo sé.
De una cosa estoy segura: Estás equivocado. Manejate vos a tu antojo, porque tu edad te lo permite, y de más está recalcar que mis consejos en tu vida son como una canción de cumbia (dicen un par de pavadas al compás del rallador, de memoria te las acordás, pero nunca les vas a encontrar sentido ni utilidad), pero, desde ahora en más, así como vos te encargás de ignorarme, yo me voy a encargar de hacer caso omiso a lo que a vos te rodee.
No me abrumes más, que yo también necesito respirar.

2 comentarios:

ian dijo...

Jajajajaja. Buenísima la comparación con la canción de cumbia.

Cin dijo...

respire y sea feliz

en mi blog, te regale alguito!
leeme!