sábado, 13 de marzo de 2010

Once upon a time

A veces siento que hablo otro idioma, pero no me refiero a uno como chino, árabe, ruso; siento que hablo un idioma de otro planeta, de uno que todavía nadie conoce.
Mis palabras se enredan en tu mente, se empastan y se disuelven. Por ende, seguís sin entenderme, y por más que lo intentes, no lo vas a lograr.
Ahorrémonos rodeos, cuando madures y te des cuenta de que el pasado quedó atrás (y si pasó fue por algo) no te preocupes, que yo voy a estar para hablar. Mientras, seguí girando y paseando en ese castillo de cristal verde que construímos juntos, sin sentido, hace ya muchos meses.

3 comentarios:

ian dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ian dijo...

Che, Mel, ¿puede ser que te hayas equivocado y tu comentario en mi blog iba para otro? No entendí nada. Parecía que te enojaste y no sé por qué. Perdoname por si a las dudas. No sé qué hice. Pero bueno. De todos modos eliminé el comentario anterior, sin saber si fue el desencadenante.

ian dijo...

Jajajaja. Soy un mogólico. Lo releí. No hay ninguna mala intención en tu texto. Yo se lo puse, pero fue algo externo al texto. Disculpame vos ahora. Y perdón por haber borrado el otro comentario mío. ¡Era tan lindo! (?)