miércoles, 10 de marzo de 2010

Take what you take

Nunca fui buena para las adivinanzas, tampoco para las vueltas; mucho menos para el equilibrio (y no solo hablo de las bicicletas). Me cansé de hablar de teatros para infantes, me cansé de tratar con frustrados y frustraciones. Quiero tener mi propia novela, quiero ser protagonista, guionista y directora; basta de censuras.

3 comentarios:

Pepita dijo...

Cuando tengas vida propia, llámame dulzura.

Me caes mal. Te amo.

Cin dijo...

tome las riendas de su vida mujer!!!
asi se habla!
besos y mucha suerte

ian dijo...

Inventatela, entonces.

Un beso. Y otro para LaPochi.